Procedimiento legal tras un control de alcoholemia positivo

control de alcoholemia

Un control de alcoholemia positivo es una situación que puede tener serias consecuencias legales para el conductor. En España, las leyes sobre el consumo de alcohol y conducción son estrictas debido a los riesgos que implica conducir bajo los efectos del alcohol. A continuación, detallamos el procedimiento legal que sigue a un resultado positivo en un control de alcoholemia y las implicaciones que esto tiene para el conductor.

 

Realización del control de alcoholemia

Sabemos que los agentes de tráfico pueden realizar controles de alcoholemia aleatorios en cualquier momento. Estos controles se llevan a cabo utilizando un alcoholímetro, es decir un dispositivo que mide la cantidad de alcohol en el aire espirado.

En España, las tasas máximas de alcoholemia permitidas son:

  • 0.5 gramos por litro (g/l) de alcohol en sangre.
  • 0.25 miligramos por litro (mg/l) de alcohol en aire espirado.

Para conductores noveles (menos de dos años de carnet) y profesionales, los límites son más bajos:

  • 0.3 g/l en sangre.
  • 0.15 mg/l en aire espirado.

 

Resultado positivo en el control

Si el primer test de alcoholemia resulta positivo, se realiza una segunda prueba pasados unos minutos para confirmar el resultado. Este tiempo de espera es necesario para asegurar la fiabilidad del resultado y descartar posibles errores del dispositivo.

 

Consecuencias inmediatas

Tras confirmar un resultado positivo, los agentes pueden adoptar varias medidas inmediatas:

  • Inmovilización del vehículo: Si no hay ningún acompañante en condiciones de conducir, el vehículo puede ser inmovilizado.
  • Retirada del permiso de conducción: En algunos casos, los agentes pueden retirar temporalmente el permiso de conducción del infractor.

 

Procedimiento sancionador

El procedimiento legal varía según la tasa de alcoholemia detectada (más información):

  • Infracción administrativa: Si la tasa de alcoholemia es superior a la permitida pero no alcanza el límite penal (0.60 mg/l en aire espirado o 1.2 g/l en sangre), se trata de una infracción administrativa. Las sanciones incluyen:
    • Multa de 500 a 1.000 euros.
    • Pérdida de 4 a 6 puntos del carnet de conducir.
  • Delito contra la seguridad vial: Si la tasa supera los 0.60 mg/l en aire espirado o 1.2 g/l en sangre, se considera un delito penal. Las penas pueden incluir:
    • Multa de 6 a 12 meses.
    • Trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.
    • Pena de prisión de 3 a 6 meses.
    • Retirada del carnet de conducir de 1 a 4 años.

 

Procedimiento judicial

En el caso de que se considere un delito penal, el infractor será citado para un juicio rápido. Este tipo de juicio se celebra generalmente en un plazo breve y tiene como objetivo resolver de manera rápida y eficiente los delitos menos graves.

Durante el juicio rápido, el juez revisará las pruebas presentadas por los agentes de tráfico y el informe del alcoholímetro. Es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especializado en delitos contra la seguridad vial para garantizar que se respeten los derechos del acusado y se pueda presentar una defensa adecuada y justa.

 

Recursos y apelaciones

Tras el juicio, si el conductor no está de acuerdo con la sentencia, tiene derecho a presentar un recurso de apelación. Este recurso debe presentarse en un plazo de cinco días hábiles desde la notificación de la sentencia. Los despachos de abogados, como Castillo Castrillón Zapata Abogados, pueden asesorar a su cliente sobre las posibilidades de éxito del recurso y los pasos a seguir.

 

Medidas alternativas

En algunos casos, y dependiendo de las circunstancias, es posible solicitar medidas alternativas a las penas de prisión o multa, como la suspensión de la pena a cambio de la realización de programas de reeducación vial o terapias de desintoxicación en casos de problemas de alcoholismo.

 

Resumiendo, un control de alcoholemia positivo puede tener consecuencias graves tanto a nivel administrativo como penal. La mejor estrategia es siempre prevenir, evitando conducir bajo los efectos del alcohol. Sin embargo, en caso de enfrentarse a esta situación, es esencial conocer el procedimiento legal y contar con el asesoramiento de abogados especializados, como los de Castillo Castrillón Zapata, para garantizar una defensa adecuada y minimizar las consecuencias legales.

En Castillo Castrillón Zapata Abogados, nuestros expertos en delitos contra la seguridad vial están preparados para asistir y guiar a los conductores a lo largo de todo el proceso, desde el control de alcoholemia hasta la resolución judicial, asegurando el respeto a sus derechos y buscando las mejores soluciones posibles para cada caso. Si precisas de nuestro asesoramiento, no dudes en contactar con nuestro despacho de abogados.

jQuery(document).ready(function() { jQuery('ul.nav-simple > li.tab:first > a').click(function(){ window.location.href = "https://www.castillocastrillonzapata.es/abogados-penalistas/"; }); });